Ptaller 157Mi nombre es Francisco Tuiro, soy de Apurimac, Perú. Vivo hace 6 años en Cochabamba, Bolivia. La misión de los Hermanos en Bolivia se enfoca en educación informal. En el 2009 abrimos el Centro Hermano Manolo CEHM, “Manolo” en honor al recordado que vivió en Buenos Aires. El CEHM lo promueve de acompañamiento y seguimiento a niños que trabajan y estudian de manera particular.

Actualmente contamos con un buen número de voluntarios y cinco hermanos somos los que trabajamos ahí. Mi ministerio se enfoca en visitar las familias de esos niños, principalmente en la zona Sur de la ciudad, donde la pobreza es aguda. Durante dos años he trabajado con grupos focales donde han asistido los padres de los niños y se han logrado grandes avances a nivel de mayor compromiso de los padres con sus hijos y mejores niveles de comunicación. Con la finalidad de inclusión, se trabaja también con los padres. En los grupos focales se trabaja la responsabilidad de los papás, para mejorar las relaciones entre padre e hijo.

Misión. El CEHM es una institución que procura que la población de niños, niñas y adolescentes trabajadores en La Cancha, gocen de su niñez rodeada de gente empática y liberadora.

Visión. Crear un ambiente comunitario donde los niños y adolescentes trabajadores de ocho a dieciocho años, puedan vivir sus derechos y valores en co – responsabilidad con su entorno.

De la zona de donde vengo, Apurimac, la mayoría de las familias hablan Quechua como primer idioma, el quechua es lo que más me ha ayudado a poder entrar en las familias de los niños de Cochabamba. Muchas de las familias han migrado de diferentes departamentos del país a Cochabamba, un valle con muchas oportunidades. En los hogares de los niños que asisten al CEHM se habla generalmente quechua.

DSC02972