DSC00063

img_2463

Soy el hermano Alberto Llanos, nací en Lima. Durante algunos años he sido acompañante a jóvenes que han iniciado su formación como hermanos, además de acompañar a jóvenes en formación, parte de mi pastoral actual es apoyar en el Comedor del Colegio Fe y Alegría que está ubicado en Canto Grande, Lima. Canto Grande es una de las muchas zonas que presentan elevados niveles de pobreza en el Perú. Los Hermanos hemos asumido el Colegio Fe y Alegría desde 1995, y actualmente algunos de nosotros trabajamos aquí.

El Programa buen gusto es una actividad en la cual se ayuda a jóvenes y niños estudiantes del Colegio Fe y Alegría 26. La ayuda consiste en proporcionar almuerzo a casi 40 estudiantes (tanto de primaria como de secundaria) de lunes a viernes durante todo el año escolar; centrándonos en los alumnos con problemas económicos en el hogar, así como aquellos que por alguna u otra razón sus padres no pueden alimentarlos. Para ingresar al comedor se hace una invitación a los niños con escasos recursos, ellos han de llenar una ficha de inscripción (firmada y autorizada por sus padres) y luego de una entrevista y algunas coordinaciones, el niño o joven está listo para beneficiarse del servicio que ofrece el comedor.

unnamed (7)Algunas madres que pertenecen a la Familia Edmundo Rice apoyan en este ministerio (ellas cocinan y sirven las raciones) empezando desde muy temprano la labor de preparar los alimentos, limpiar las mesas, servir y luego lavar los utensilios utilizados. Pero hay algunos niños, quienes de forma voluntaria, ayudan en estas tareas (sobre todo en la de recoger platos y limpiar las mesas) Si bien hay un pago por el valor del almuerzo (el cual equivale a casi un dólar y consiste en un plato central, refresco, postre o fruta) algunos de los beneficiados no hacen ningún pago, mientras que otros lo realizan según la medida de sus posibilidades. También acuden al comedor algunos profesores y trabajadores del colegio. La idea es llevar beneficio a quienes más lo necesitan, y nosotros creemos que un alumno bien alimentado será un mejor estudiante, alguien que más adelante podrá poner sus mejores dones al servicio de los demás.