Las ‘vacaciones’ de los niños y niñas que asisten al Centro Hermano Manolo en Cochabamba

Durante el tiempo de vacaciones la puerta  de día del Centro Hermano Manolo estaba cerrada pero el trabajo en la calle continuó, pues era el momento más exigente para los niños, niñas y adolescentes trabajadores (NNATs).

dsc_0084

Visita a Arani, adolescentes del Centro Hermano Manolo y tres trabajadores del Centro

En esta época aparecen muchos otros jóvenes trabajadores que, aprovechando de no tener clases, dan inicio a la competencia por el espacio en la vereda donde trabajan. Incluso algunos adultos aprovechan la ocasión para “alquilar” un lugar en el umbral de un negocio por el 50% de sus ganancias!

Hoy es el primer día de clases y es admirable escucharles contar con orgullo que han ahorrado para comprar el uniforme, que han trabajado en una sastrería detrás de su casa para comprar sus materiales, otro ha trabajado en una panadería y otro ha lavado autos en el Kilómetro Ocho. Es tiempo de chubascos aquí pero igual siguen con manos a la obra.

Algunos han viajado a otras ciudades para trabajar en la cosecha de trigo en las afuera de Potosí por ejemplo; otro ha ido al cuartel en Tarija. Uno de los mayores aprovechó de la donación de CBS MIddleton y Blarney St para participar en un curso y ahora es peluquero y cobra la mitad a los pequeños NNATs que quieren cortarse el pelo antes de las clases. Gracias a nuestros amigos, el Centro ofrece “becas” en estos días, es decir los NNATs pagan la tercera parte del costo de sus cuadernos para las clases.

En los primeros días de vacaciones un grupito de los más grandes han pasado un fin de semana en un campamento en Arani donde disfrutaron de la naturaleza Andina. La foto revela unas caras cansadas durante la vista a Arani, de camino a casa.

El Centro Hermano Manolo es un proyecto de los Hermanos Cristianos que asiste a niños, niñas y adolescentes que trabajan y estudian; evitando que dejen la escuela y que al terminar los estudios obtengan algún tipo de capacitación para entrar en el mercado laboral y ayudar a sus familias.
El Centro Hermano Manolo abre sus puertas gracias al apoyo financiero de Misean Cara y Edmund Rice Development, así como de otras tantas personas generosas que nos siguen apoyando.